La Virgen de las Angustias estrena el Trono restaurado en la Solemnidad de Viernes de Dolores

La imagen titular de La Real, muy Ilustre y Venerable Cofradía de Servitas de María Santísima de las Angustias descansa desde este Viernes de Dolores en su trono, que dota de una renovada estampa del conjunto procesional tras meses de intervención y reforma de manos del tallista Manuel Ángel Lorente. Fue este mismo artífice quien tallase en 1992 las andas en las que cada Viernes Santo procesiona el soberbio grupo escultórico de Salzillo.
El estado de conservación que presentaban las distintas piezas de madera que conformaban el trono resultaba alarmante; al paso del tiempo y los daños derivados de su uso procesional, habría que sumar un hecho accidental, ajeno a la responsabilidad de la cofradía, que provocó la exposición directa de la pieza a la humedad y el consiguiente deterioro de gran parte de la superficie; como resultado, un deficiente estado del soporte lígneo y grandes pérdidas de plata corlada, bol y propio aparejo en multitud de tallas y molduras.
Esta situación provocó que en la Cuaresma de 2018 se aprobase la intervención integral de la pieza, aprovechando tales circunstancias para acometer una serie de reformas sobre la misma y dotarla de una riqueza ornamental que mejorase la presentación procesional de la venerada imagen cada viernes santo. Para acometer esta reforma estética se contó con el trabajo del Santiago Rodríguez López, cofrade servita, artista multidisciplinar y autor de distintos diseños para la semana santa murciana.
El proceso de diseño se llevó a cabo con la supervisión y consentimiento del propio artífice de la obra, encargado a su vez de llevar a cabo toda la reforma planteada. En el dibujo realizado se propuso aproximar el conjunto a la concepción inicial que movió a los impulsores del proyecto en 1992; así, se ha dotado de movimiento la zona superior del trono al adaptarla al propio movimiento de las tallas, eliminando toda la parte comprendida entre éstas y la moldura inferior para situar un fondo en retícula enmarcado por un juego de tallas y molduras de nueva ejecución. Igualmente, se han enlazado las tallas de las esquinas con las molduras curvas superiores e inferiores y se ha dotado a las cartelas centrales de un marco de talla con el fin de dar continuidad a las superficies y que todas las piezas del diseño quedasen conectadas entre sí.
Una vez trasladado el trono y antes de acometer esta serie de mejoras estéticas, fue necesario su desmontaje, decapado, reubicación de las distintas piezas a conservar, procediendo diseñador y tallista al dibujo de las nuevas sobre plantillas a tamaño natural, utilizadas para el tallado y su colocación posterior. Finalmente, se aplicó al conjunto una nueva capa de aparejo y bol, procediendo a su acabado con plata corlada. Al mismo tiempo se han renovado la estructura y los distintos pormenores encaminados su utilidad procesional.
Cabe señalar el enorme esfuerzo que la corporación servita ha tenido que realizar para afrontar estos trabajos, sumando a la financiación acordada con los propios cofrades la generosidad de distintos integrantes de la cofradía, cuya colaboración ha hecho posible que este ambicioso proyecto fuese una realidad en este 2019.
Como resultado a este trabajo conjunto, cualquiera que se acerque a San Bartolomé durante estos días o admire el paso de la Virgen por las calles de Murcia en la tarde del Viernes Santo, podrá admirar una renovada estampa, con una mayor riqueza ornamental y un pulcro acabado que, sin duda, entroncan con la mejor tradición de la talla en madera local y los magníficos tronos de finales del siglo XIX aún conserva nuestra semana de Pasión.